El Puro Cuento

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Cada quien su Sueño

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

Luz Elena es un ángel, una castañuela, una canica, una muñeca, un chapulín. Pero también la imagino como un globo. Al despertar, se levanta con todo el aire para ir de aquí para hallá; y por las noches, desinflada, solo pide que la carguen pues ya se quiere dormir. Por esa razón le escribo este cuento:

¿Has visto los globos en las alturas? Van muy felices surcando los cielos, de vez en cuando, se asoman para mirar a todos los niños que los observan, y bailan alegremente presumiendo su libertad. Un día, un globero gritaba:

- ¡Globoooos, globos mágicoooos!

- ¿Globos mágicos?  Preguntó un niño, de manera irónica al vendedor. ¿En verdad son mágicos? Si es así, muéstramelo y te compro todos.

-Mira niño, le contestó. La magia está en que quien adquiere uno recibe una sorpresa, que bien puede ser buena o no tanto dependiendo de su comportamiento. El niño, temeroso, dio un paso atrás,

–Así que como verás no puedes llevártelos todos, pero uno si te puedo vender. Y el chiquillo lo compró. Caminaba con su globo, pero este se quedaba un poco atrás. De cuando en cuando volteaba receloso a mirarlo. “este globo, me vigila” pensaba, lo voy a poner adelante para observar que trata de hacer: el hilo atraía hacia él y el globo se iba al frente, apenas aquietaba la mano y el globo corría hacia atrás. Muy enojado a él se dirigió:

- ¡Deja de seguirme! ¡No quiero que me espíes más! ¡Camina adelante, anda!  Con fuerza tiró del hilo, y este se rompió, dejando al globo en completa libertad.

-¡Mi globo, señor, se ha ido!

 –Niño, no te sorprendas, se fue de ti, por el mal trato que le dabas. Recordarás mi advertencia: la magia puede ser buena o no, eso depende totalmente de cada uno de nosotros Tus padres soportan tus caprichos, pues eres su hijo, pero nadie más aceptará tus malos tratos, ni siquiera los animales o las cosas, ellas también sienten. Mira hacia el cielo, el globo que era tuyo, ahora es de todos los niños que lo miran alejarse feliz hasta las nubes.  Esta fue la sorpresa que te dejó, debes cuidar tu comportamiento.

Aquel niño tuvo que aceptar su error y comprendió a sus amigos, y a su perro quienes lo habían abandonado. Al cielo miró y el globo se confundía con las estrellas. Y sueña que cuando sea mayor, venderá de aquellos globos, pues está seguro, que muchas de las estrellas que vemos en el cielo, son globos mágicos y él quiere llenar el cielo de luz. Como la luz que tiene Luz Elena.

 

 

Amigos / Socios

Entrecomillas

«He hecho esta carta más larga de lo usual porque no tengo tiempo para hacer una más corta».

Blaise Pascal



Tweets

This user has reached the maximum allowable queries against Twitter's API for the hour.
Download Everything Blog